PowerBalance y Vitaljoya. Funcionan mejor mientras más tonto seas


Esto es así desde tiempos inmemoriales. Un gran número de enfermedades pueden aliviarse (que no curarse) mediante la sugestión. Ésta es justamente la clave para entender que, de forma puntual, algunos de los productos milagrosos que nos han vendido durante toda la vida den ciertos resultados. Aunque, por otro lado, las prácticas médicas que usan la sugestión para aliviar el dolor es altamente desaconsejada por caber la posibilidad de ocultar problemas de salud subyacentes.

PowerBalance no es el único producto que se vende, o se ha vendido sujeto a esta práctica. Desde los años 80 hemos comprado las pulseras “Rayma Quartz”, unas pulseras con dos bolitas de cuarzo que, según los fabricantes, “es un resonador de energía pasiva que ayuda a mantener el equilibrio entre las vías de fuerza del cuerpo humano que afectan a los músculos, articulaciones, órganos y bienestar general”… patatín, patatán.

Rayma Quartz, el timo de los 80

Como veis no se ha inventado nada nuevo, tan solo se ha hecho de silicona y se ha vuelto a vender … y los ciudadanos, después de 30 años viendo que esto es una mierda, lo seguimos comprando.

Ahora, las autoridades se hacen las sorprendidas y responden a las denuncias por publicidad engañosa y la Junta de Andalucía multa a la empresa con 15 000 € por esto. Solo 15 000 €, el precio de 428 pulseritas de estas. Ya sé yo qué están haciendo los directivos de la empresa con el papelito de la multa: limpiándose … en fin.

Por otro lado, hablemos de otra empresa que está vendiendo la misma patraña pero para “derechosos”, de hecho, este anuncio que os presento de “Vitaljoya” lo ponen en Intereconomía:

Es la misma PowerBalance, pero en lugar de ser de goma, o de lo que sea, es de oro y germanio y vale 120 € … ¬¬ perdoooona! Es que con mi chaqueta y corbata no me voy a poner una pulserita de esas tan cutres, mejor me creo el timo de los de Intereconomía que va más con mi “estatus social”.

En conclusión, y decidme que estáis de acuerdo conmigo:

  1. Por lo que se ve es mas productivo invertir en publicidad que en el producto y esto conlleva a que la mierda se venda bastante bien. Las empresas se han dado cuenta de que a los ciudadanos les falta medio cerebro.
  2. Las multas que se llevan estas empresas por timar a la gente es una pequeña tajada que sacan las autoridades de estos negocios; les permiten seguir vendiendo a cambio de un pago cada cierto tiempo.
  3. Deberían multarse y cerrarse las tres empresas de las que he hablado.

… y de paso Intereconomía …

Anuncios