PowerBalance y Vitaljoya. Funcionan mejor mientras más tonto seas


Esto es así desde tiempos inmemoriales. Un gran número de enfermedades pueden aliviarse (que no curarse) mediante la sugestión. Ésta es justamente la clave para entender que, de forma puntual, algunos de los productos milagrosos que nos han vendido durante toda la vida den ciertos resultados. Aunque, por otro lado, las prácticas médicas que usan la sugestión para aliviar el dolor es altamente desaconsejada por caber la posibilidad de ocultar problemas de salud subyacentes.

PowerBalance no es el único producto que se vende, o se ha vendido sujeto a esta práctica. Desde los años 80 hemos comprado las pulseras “Rayma Quartz”, unas pulseras con dos bolitas de cuarzo que, según los fabricantes, “es un resonador de energía pasiva que ayuda a mantener el equilibrio entre las vías de fuerza del cuerpo humano que afectan a los músculos, articulaciones, órganos y bienestar general”… patatín, patatán.

Rayma Quartz, el timo de los 80

Como veis no se ha inventado nada nuevo, tan solo se ha hecho de silicona y se ha vuelto a vender … y los ciudadanos, después de 30 años viendo que esto es una mierda, lo seguimos comprando.

Ahora, las autoridades se hacen las sorprendidas y responden a las denuncias por publicidad engañosa y la Junta de Andalucía multa a la empresa con 15 000 € por esto. Solo 15 000 €, el precio de 428 pulseritas de estas. Ya sé yo qué están haciendo los directivos de la empresa con el papelito de la multa: limpiándose … en fin.

Por otro lado, hablemos de otra empresa que está vendiendo la misma patraña pero para “derechosos”, de hecho, este anuncio que os presento de “Vitaljoya” lo ponen en Intereconomía:

Es la misma PowerBalance, pero en lugar de ser de goma, o de lo que sea, es de oro y germanio y vale 120 € … ¬¬ perdoooona! Es que con mi chaqueta y corbata no me voy a poner una pulserita de esas tan cutres, mejor me creo el timo de los de Intereconomía que va más con mi “estatus social”.

En conclusión, y decidme que estáis de acuerdo conmigo:

  1. Por lo que se ve es mas productivo invertir en publicidad que en el producto y esto conlleva a que la mierda se venda bastante bien. Las empresas se han dado cuenta de que a los ciudadanos les falta medio cerebro.
  2. Las multas que se llevan estas empresas por timar a la gente es una pequeña tajada que sacan las autoridades de estos negocios; les permiten seguir vendiendo a cambio de un pago cada cierto tiempo.
  3. Deberían multarse y cerrarse las tres empresas de las que he hablado.

… y de paso Intereconomía …

Anuncios

Muere una mujer en Arganda del Rey pero da igual. Total, por una muerta


Hoy no tenía ganas de escribir. Y tampoco de dibujar. Pero con tres garavatos fotografiados con el iPhone, podeis imaginar cómo me siento:

Barrenderos en Arganda del Rey. Clic para ampliar

Educación en lugares públicos


A veces leo los artículos que Pérez-Reverte escribe en el suplemento del diario Sur. En ocasiones estos artículos están dirigidos con toda la genialidad literaria del autor a ciertas personas que bien merecen ser escupidas y que son, simplemente, personas anónimas que han hecho saltar su malhumor. Lejos de guardarse lo que lleva dentro, relata y describe al personaje con todo detalle y deja claro su desprecio ante todos los lectores de la revista, que no son pocos y que, probablemente, el susodicho sea uno de ellos.

La pluma de Pérez-Reverte quisiera tener entre mis manos para homenajear a un ciudadano que se encontraba hace unos días en la oficina de Correos de Vélez-Málaga. Él no quería ser un cualquiera sino el centro de atención de las más de 50 personas que había en toda la sala: en su espera, no hacía más que silbar y no parar de silbar. Una melodía indescifrable. Tenía unos aires de pasota y hacía saber a toda la oficina que a él: le sudan los cojones de lo que piensen los demás.

Detrás de los mostradores se hallaba quien me relató la historia, mi madre. Intentaba concentrarse en su trabajo que, de cara al público ya tiene un handicap y encima, nadie era capaz de decirle a aquel hombre que por favor, se callara.

Desesperada, mi madre se levantó de su asiento, reclamó la atención del concertista y le avisó para que se adelantara a toda la cola. El resto de los presentes no hizo ningún tipo de protesta al respecto pues, parecían estar de acuerdo con que el caballero fuera atendido de forma urgente para que pudiera marcharse pronto y que volviera la armonía a la sala.

Una vez estuvo frente a él, ella le dijo con un notable tono irónico:

– Le voy a atender ya porque, vaya, nos está deleitando con su música.

El hombre levantó la mirada y observó a mi madre con un gesto de sorpresa mezclado con agradecimiento. Soltó una pequeña carcajada, sonrió, y siguió silbando ajeno a todo tipo de indirectas.

Nadie, ni mi madre, dijo nada más. Y qué lastima que yo no estuviera allí para decirle a aquel señor, sin indirectas:

– Por favor, ¡cállese!

Escribir bien cuesta caro


Hay varias razones por las que he sido siempre un maniático con la corrección, pero enumerarlas no es el objetivo de este post, dejémoslo en que siento un cariño especial por nuestra lengua. Pero hace poco, me encontre con la desagradable sorpresa de que tengo que eliminar las tildes de mis SMSs si no quiero limitar la extensión de mi mensaje, es decir, que si quiero escribir un mensaje de 160 caracteres (lo normal) incluyendo las tildes correspondientes el precio del mensaje se me triplicaría, puesto que al introducir una sola tilde, la extensión máxima de un sms se reduce de 160 a 70.

Sin tildes. Fíjense a la derecha del espacio de texto

SMS sin tildes

Con tildes. La extensión máxima es de 70

SMS con tildes

¿Por qué ocurre esto?

Sencillo. Tan sencillo que es un absurdo que ignoren el problema y se nieguen a solucionarlo:

Resulta que cualquier caracter “normal”, es decir, aquellos que no difieran de las letras, números, y poco más, puede ser enviado como como GSM 3.8 – el formato por defecto que permite los 160 caracteres – pero si escribimos mensajes con al menos un caracter con tilde (o cualquier otro que se salga del estandar) el formato de texto cambia de GSM 3.8 a unicode.

En el formato unicode cada letra está representada por un código de tres cifras, con lo cual, cada caracter que se escriba cuesta el triple y las compañías telefónicas, con razón se niegan a asumir responsabilidades porque el problema es de los terminales, de hecho, ya hay móviles que evitan el salto a unicode en estas situaciones.

Lee más información aquí: Soy Blogger